Sergi Carbonell “Harmonia”

Sergi Carbonell es popularmente conocido por ser el teclista y uno de los compositores de Txarango, uno de los grupos más destacados de la música catalana contemporánea.
En medio de la vorágine propia de un grupo de masas, Carbonell presenta “Harmonía” (Halley Records), el segundo disco en solitario. Un trabajo que sorprende porque supone un viaje musical por las sutilezas de su piano y para su poesía emocional: Pura sensibilidad a piano solo. Un trabajo, pues, instrumental, que supone un refugio para un alma más acostumbrada a las multitudes y los ritmos tumbaos y festivos, que los momentos de soledad e introspección. Como comenta el mismo Carbonell al libreto del disco, sentarse en el piano es “mirar adentro para intentar entender lo que pasa fuera”. Por eso Armonía tiene aún más valor.
Las canciones de Harmonía son sencillas, cargadas de magia. Dieciséis piezas que atraviesan la epidermis hasta llegar al corazón de sus oyentes. El resultado es fascinante. Un punto de encuentro reconfortante que recuerda a compositores e intérpretes de piano solo tan trascendentales y populares como Ludovico Einaudi, Gonzales, Yann Tiersen, Erik Satie, Wim Mertens o James Rhodes.
La palabra Harmonía deriva del nombre de una diosa de la mitología griega y significa acuerdo o concordancia. La Harmonía, pues, es el equilibrio de las proporciones entre las distintas partes de un todo, y su resultado connota belleza.
Probablemente Harmonía no es el disco que firmaría un músico de masas. Y aquí precisamente radica la importancia y el valor del disco. Una gran oportunidad para conocer la sensibilidad artística de un músico como Sergi Carbonell.